“Aprende a ver con el corazón, pues lo esencial es invisible a los ojos.”

El Principito, Antoine de Saint-Exupéry.


“It is only with the heart that one can see rightly; what is essential is invisible to the eye.”

El Principito, Antoine de Saint-Exupéry.

Tatué este corazón en el pecho de Diego,  joven promesa en este arte. Se mantuvo en su sitio durante las dos horas y media que duró la sesión. Esto es amor al arte: soportar el dolor efímero de un ritual necesario para aprender. Un paso más en la búsqueda de su propio estilo, un tattoo que llevará toda la vida… y después de la muerte.


I have tattooed this heart  on  Diego’s chest, young talent in this art. He remained strong during the two and half hours-long session. This is real love of this art: endure the ephemeral pain of a necessary ritual for learning. One more step on the search of his own style, a tattoo for a life time… and after death.


Advertisements